Dr. Iván Jiménez, Urólogo Certificado

uroivan@vealurologo.com

Tratamiento de cistitis o infección de orina por un urólogo DF

Tratamiento de cistitis o infección de orina por un urólogo DF
tratamiento-cistitis-infeccion-orina-urologo-df

La cistitis, conocida comúnmente como infección de orina, es una de las razones más frecuentes de consulta a un urólogo DF en mujeres y aunque se trata de un padecimiento que en la mayoría de los casos no implica ninguna complicación, es importante tratarlo pues ocasiona múltiples malestares. Para que nuestros lectores conozcan más acerca de las características de este padecimiento, en esta ocasión hablaremos de sus causas, síntomas que lo caracterizan, de cómo se realiza el diagnóstico y de los tratamientos disponibles actualmente.

Antes de comenzar, es necesario aclarar que lo presentado en este blog sólo es de carácter informativo y no suple por ningún motivo la opinión de un especialista. Por ello, en caso de que presenten los síntomas aquí descritos, recomendamos acudir a consulta con un urólogo DF  que pueda encargarse de realizar el diagnóstico e indicar el tratamiento adecuado, pues tal y como ocurre con otro tipo de padecimientos, el tratamiento para la cistitis depende de las causas que la originan y varían de un paciente a otro.

La cistitis es considerado un trastorno de tipo inflamatorio que afecta la vejiga, por lo que comúnmente se conoce como infección de orina. Este trastorno ocasiona urocistitis, que es la inflamación de la mucosa, o bien, pancistitis, que es la inflamación de toda la inflamación de la vejiga y puede ser aguda, recurrente o crónica. La infección puede ser causada por bacterias, virus o parásitos que llegan a la vejiga a través de la uretra, ocasionando molestias en la parte inferior de las vías urinarias, y aunque es poco frecuente que se presenten complicaciones, si los agentes causantes de tal infección continúan su camino desde la vejiga por el uréter pueden ocasionar una infección de la pelvis renal, infección en el tejido renal o infección en la pelvis y en casos de mayor gravedad una urosepsis, padecimientos de los que hablaremos en futuras publicaciones en este blog. Aunque la cistitis también podría presentarla la población masculina, es realmente extraño que esto pase, debido a que en los hombres la uretra es más larga que en las mujeres, lo que dificulta el acceso de los agentes patógenos que le ocasionan a la vejiga.

La mayoría de las cistitis son ocasionadas por bacterias, por lo que una prescripción con antibióticos resulta el tratamiento más efectivo, además de otras medidas como beber suficientes líquidos. Sin embargo es de importancia acudir con un especialista para que valore el caso y determine la causa exacta que está ocasionando la infección, además de descartar otros padecimientos, de este modo el tratamiento será el adecuado para eliminar las molestias que la caracterizan y reducir las probabilidades de incidencia. Las cistitis ocasionadas por bacterias usualmente se originan por bacterias que pasan de la flora intestinal a la vejiga, como la Escherichia coli, pero también puede ocasionarse por enterococos, estafilococos y proteus accediendo a la uretra por contacto desde heces fecales o el ano. Estas infecciones son más comunes en mujeres, pero como ya mencionamos otros agentes patógenos pueden ocasionarla y la cistitis llega a presentarse también en hombres. Entre los desencadenantes de una cistitis también se encuentran los hongos, como la candida albicans, los polisomas y los adenovirus y parásitos, siendo en este último caso que la infección se origina por otros padecimientos como esquistosomiasis o bilharziasis.

Es necesario considerar que para que la cistitis se desencadene, además de la intervención de los agentes patógenos, los factores de riesgo desempeñan un papel importante. Por ello, quienes presentan desórdenes en el vaciado de la vejiga, los cálculos vesicales, el estrechamiento de la uretra, la presencia de cuerpos extraños en la uretra, malformaciones en las vías urinarias y tumores en uretra y vejiga tienen mayor probabilidad de desarrollar este padecimiento. De igual manera se consideran factores de riesgo daños en los nervios ocasionados por diabetes o paraplejias así como un sistema inmunitario debilitado.

En lo referente a los síntomas, la cistitis se manifiesta en forma de una sensación de quemazón al miccionar, por una necesidad constante de orinar aunque sólo se elimine una pequeña cantidad de orina y por dolor en la parte baja del abdomen. En algunos casos se puede presentar sangrado en la orina, y en caso de que la infección haya alcanzado la próstata o los riñones, estos síntomas pueden acompañarse de dolores en la espalda y los costados y fiebre.

Los síntomas son los primeros factores a considerar al momento de hacer el diagnóstico de este padecimiento y esta información se complementa con un análisis de orina. En caso de que los síntomas indiquen que la infección no afecta únicamente al tracto urinario inferior, se pueden solicitar otros análisis para hacer un diagnóstico más preciso en los que se pueda verificar la presencia de leucocitos en la orina, residuos celulares descompuestos, glóbulos rojos, acumulación de mucosidad y bacterias. La confirmación certera del diagnóstico se hace mediante un cultivo de orina, con el que se averigua qué germen está produciendo la infección y su nivel de sensibilidad a diferentes tipos de antibióticos, ello para determinar la mejor manera para combatirlo. En caso de cistitis recurrente se indica una cistoscopia y la toma muestras de tejido para analizarlas y descartar tumores.

Con el diagnóstico, el urólogo DF  indica el tratamiento adecuado para cada caso. Como ya mencionamos, por lo regular esta infección no presenta complicaciones por lo que el tratamiento va indicado a mitigar los síntomas y se prescriben antibióticos. Además del tratamiento farmacológico el especialista puede indicar seguir medidas para aliviar los malestares como beber mucho líquido y utilizar una bolsa caliente o tomar baños de asiento para relajar el área afectada. Cabe recalcar que el tipo de antibióticos recetados dependerán de la gravedad del padecimiento y de las causas que lo originan y que por ningún motivo se debe recurrir a la automedicación, esto por cuestiones de seguridad. Si después del tratamiento los problemas persisten o se presentan complicaciones por evolución de la cistitis se indicará la vía a seguir para atacar el problema y evitar que continúe extendiéndose a otros órganos.

Les recordamos que si presentan alguno de estos síntomas, lo más recomendable es acudir con un urólogo DF  para recibir la atención médica adecuada que les permita recuperar su salud. El Dr. Iván Jiménez Vázquez pone a sus órdenes sus servicios en urología y para agendar una cita sólo es necesario que se pongan en contacto con nosotros, con gusto los atenderemos.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*